La bipolar evolución de “Mentiras Verdaderas”

El programa de La Red, “Mentiras Verdaderas”, uno de los grandes legados televisivos del 2011, ha tenido una evolución bastante extraña. Al principio apareció como un interesante espacio de discusión de temas de actualidad. Y aunque no han dejado de lado la contingencia, al poco andar empezó a alivianar sus contenidos. El denominado “panel sin lucro” dejó de tener preponderancia, e incluso estuvo desaparecido un buen tiempo. Y los sociólogos y políticos dieron paso a las modelos guapas, los rostros de TV y (especialmente) los humoristas.

¿Por qué ocurrió esto? Puede ser que el fin de año y el verano se presten para contenidos más relajados. Sin embargo, yo creo que esto también pasa por una adaptación de la estructura del programa a las cualidades del conductor Eduardo Fuentes. En el formato del comienzo, Fuentes no podía sacar a relucir su simpatía y picardía. En un programa 100% de actualidad, al estilo “Cadena Nacional”, Fuentes se perdía un poco. Tuvieron que “alivianar” un poco el contenido para que el animador se sintiera cómodo y pudiera lucirse, y es así como empezaron a aparecer modelos esculturales, actores, cantantes y, especialmente, humoristas, con el llamado “coaching del humor” en donde el tono de los chistes fue subiendo progresivamente.

Lo que sucede ahora en “Mentiras Verdaderas” es más bien bipolar. De lunes a jueves tocan temas de actualidad de manera amena pero sin superficialidad, e incluso son capaces de dar golpes notables como las entrevistas a Italo Passalacqua, “Mente Enferma”, a familiares de niños abusados por sacerdotes, a una víctima de uno de los tantos accidentes de Tur-Bus y, en esta última semana, al esposo de la vapuleada vecina de Chicureo Inés Pérez Concha. Todo muy por sobre el nivel actual de contenidos de la TV chilena. Sin embargo, los viernes el programa se transforma en un templo en donde se rinde culto al humor de cantina. Tanto los invitados como el mismo conductor (e incluso el público a través de las redes sociales) nos han regalado un verdadero festín de chistes ultra subidos de tono, de esos que se escuchan en los bares, mesas de pool, vulcanizaciones, talleres mecánicos o duchas colegiales de todo el país. Al lado de este espectáculo, “Morandé con Compañía” parece programa de canal evangélico, y las rutinas de Mauricio Flores y Che Copete parecen apropiadas para la “Cena de Pan y Vino” del Hogar de Cristo.

Y en estos “viernes cochinos”, las apariciones de Iván Arenas (Profesor Rossa), Juan Alcayaga (Don Carter) y Claudio Moreno (Guru-Guru) han llegado al límite de lo sublime. Los chistes que se han contado han sido los más subidos de tono que se han escuchado en la historia de la TV chilena, y contados con una gracia y picardía que hace tiempo no se había visto. En eso, el Profesor Rossa destaca nítidamente. Algunos de los chistes que contó, como el del circo, son sumamente conocidos, pero los cuenta tan bien que uno se mata de la risa durante todo el cuento. Además, aunque no dejan de ser groseros, la rutina es menos burda y más elaborada que la de Che Copete o Mauricio Flores. El citado chiste del circo, junto con el del “baño tecnológico para homosexuales”, el del “soldado alemán” y en especial el del “cachero de las pampas” se han transformado en un verdadero fenómeno en internet, y amenazan con transformarse en clásicos al nivel del “video prohibido”. Después de esto y de su exitosa aparición en Olmué, sería simplemente incomprensible que los canales abiertos no contrataran al Profesor Rossa y su pandilla, en especial después de que Vía X se los farreó de manera tan absurda. Incluso (quizás muy pronto para este año), no sería mala idea verlos en el Festival de Viña, aunque en ese escenario hay que olvidarse de chistes como el del “cachero” (que serían un indudable exitazo, pero con CNTV cayendo sobre ellos como buitre sobre un cadáver).

A pesar de que en el People Meter no le ha ido tan bien como merecería, “Mentiras Verdaderas” ha logrado ganarse un espacio en la TV chilena, y se ha transformado en una alternativa para los que buscan contenidos diferentes a los habituales. La Red hizo una apuesta arriesgada que claramente le resultó, y ojalá que la mantenga en el tiempo.

Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El programa de La Red, “Mentiras Verdaderas”, uno de los grandes legados televisivos del 2011, ha tenido una evolución bastante extraña. Al principio apareció como un interesante espacio de discusión de temas de actua……

  2. Andrea urrejola dice:

    comparto una gran parte de lo escrito por el columnista. Mentiras Verdaderas se ha transformado en un imperdible cada noche. Golpes periodísticos constantes, entrevistas profundas y sinceras. Hallazgos notables, etc. Lo de los viernes también un acierto en la medida que le permite al programa competir de mejor manera con los contenidos basrua de Primer Plano y los realities.
    Mención aparte merece Eduardo Fuentes que se ha transformado en uno de los mejores conductores de la TV chilena. Escucha y sabe cuando preguntar. aprieta pero no asfixia. Logra intimidad sin comprometerse con el entrevistado. Se ha emocionado, reido y llorado con sus entrevistados y se ha enojado cuando lo ameritaba. La Red ganó muchísimo con él y obviamente este programa con el Pollo Valdivia habría sido un fracaso y no el éxito que esta siendo para La Red. Ese éxito aún no llega en ratings pero si en el respeto de las audiencias, la crítica, y de la gente que hace opinión.
    Mentiras Verdaderas puede y debe mejorar. Todavía hay lagunas y momentos en que las transiciones de momentos emotivos a otros livinanos son forzados y hasta bizarros.
    Pero que la tv abierta ganó un espacio inteligente y de actualidad no cabe duda. Muchas veces ha golpeado desde noticieros hasta Tolerancia Cero y Estado Nacional. Parece más propio de un canal como el TVN de antes. Mentiras Verdaderas es reflejo de un canal con Misión y Visión. Y si a eso se suma Hora20 y los cambios en Intrusos y Así Somos, La Red no es el canal de antes, es un canal que promete, mejora y apuesta. Se sacó gente como el Pollo de encima y apostó por Fuentes, recuperó a Guillier, apostó por Beatriz Sanchez, etc.
    Si, Mentiras Verdaderas sorprende en el contexto de un canal que también lo hace. La Red volvió desde el cementerio de la TV para ser una de los canales que más aporta al debate nacional y a la discusión diaria. Bien por La Red y bien por todos que hoy tenemos una opción más.
    Mientras TVN se va apagando dirigida por gente que no sabe de TV y mientras canal 13 gana a punta de Perla y un reality que exacerba una suerte de “lucha de clases” en que la gente saca lo peor de si para ascender socialmente, La Red es un espacio de entretención normal, aterrizada a nuestra realidad, que te obliga a pensar un poco pero que no predica. Hay farándula en la cuota justa, noticias que importan, debate inteligente, novelas, etc. La Red ha vuelto a ser un canal de tv.
    No puedo dejar de preguntarme si quienes están hoy a cargo del pequeño canal privado estuvieran en uno de los grandes, con recursos…qué pasaría? cómo habría sido Mentiras Verdaderas en TVN o en el 13? Cómo habría sido Hora20 en esos canales? yo creo que pronto lo sabremos porque como La Red se siga moviendo como hasta ahora sus ejecutivos serán llamados a canchas más verdes, con más recursos y ojalá, los televidentes volvamos a ganar. Mientras tanto, bien Mentiras Verdaderas, bien Fuentes y muy bien La Red!

  3. Andrea urrejola dice:

    y las malas leguas dicen que el director ejecutivo de La Red ya suena en los pasillos del nuevo Mega…harto bien que le haría un remezón así al ex canal de Claro!

  4. Camila Paz dice:

    “Mentiras verdaderas” se ha transformado en un programa de culto. Eso sí, deberían volver con los panelistas de actualidad, y dejar la sección fija para algunos días de la semana, ya que era bien atractivo ver un análisis de actualidad bien hecho, pero de una manera más relajada.