“Ilevitable”: La Hormiga Brava se transformó en Mariposa

La semana pasada salió a la venta en Puerto Rico “Ilevitable”, el esperado primer disco de Ileana Cabra Joglar, antes conocida como PG-13, hermana menor del notable clan artístico Pérez-Cabra-Joglar, reconocido mundialmente por la banda “Calle 13”. Ileana, quien para su etapa solista adoptó el nombre artístico de “Ile”, le hizo justicia a las expectativas que había en torno a ella y plasmó el que seguramente será uno de los mejores discos del año.

Si bien formalmente “Calle 13” está integrado por René Pérez Joglar alias “Residente” y Eduardo Cabra Martínez alias “Visitante”, cuesta imaginarse un show de la banda sin la presencia de Ileana. Sus intervenciones vocales en canciones como “Hormiga Brava”, “Pa’l Norte” y la portentosa “Latinoamérica” son marca registrada. “Calle 13” ha estado a la fecha dos veces en el Festival de Viña. Primero vinieron el 2008, en la época de “Atrévete-te-te”, donde se apreciaba a una Ileana más bien tímida y en segundo plano; y luego en la memorable actuación del 2011, donde la vimos transformada en una pantera llena de “chispeza” sobre el escenario, marcando presencia absolutamente a la par con alguien de personalidad exuberante como Residente. Siendo incontestablemente guapa, en las presentaciones en vivo con la banda suele ser más bien sobria y nada provocativa al vestirse, lo que permite apreciar más su calidad artística, en especial su notable voz.

El 5 de Mayo de 2012 fue escogida para cantar a capella el himno de su país en la pelea por el título mundial de boxeo entre su compatriota Miguel Cotto y Floyd Mayweather Jr. En el ring Mayweather ganó por puntos, pero en el duelo de himnos Puerto Rico ganó por nocaut. Fue sumamente elogiada, al punto que el mismísimo Bob Dylan la elogió sin nombrarla en un discurso.

No había que ser experto en música para darse cuenta que Ileana era demasiada artista para estar relegada al rol de mera “comparsa” de sus hermanos, y que tarde o temprano tendría que volar con alas propias. Y así fue. Junto con el receso de “Calle 13”, Ile empezó a tirar líneas para su propia carrera. Ya había dado muestras de calidad en algunas actuaciones que se pueden encontrar en Youtube, incluyendo notables duetos con artistas como Kevin Johansen, Gustavo Cordera y Jorge Drexler. El que podría considerarse su primer tema “solista” es su versión de “La Pared”, un clásico del repertorio popular portorriqueño, del compositor Roberto Angleró, que formó parte del especial musical navideño del Banco Popular “Hecho con Sabor a Puerto Rico”.

Ya el año pasado empezó a generar expectativas con su primer disco solista. Realizó varias sesiones a través de Facebook en las cuales ponía discos de boleros, baladas y orquestas de baile, mientras los comentaba, como develando de a poco en que iba a consistir “Ilevitable”: un hermoso tributo al cancionero popular de su tierra. Aquí Ileana deja de lado a la “Hormiga Brava”, se aleja del desenfreno y las letras insolentes y asertivas de “Calle 13”, y se transforma en una suave y delicada mariposa cantando boleros, baladas, bugalús y otros ritmos caribeños, acompañada de una banda de gran nivel. Lleva esa música en la sangre, pues es nieta de la destacada compositora Flor Amelia de Gracia. Justamente, el primer tema del disco es el bolero “Quién eres tú”, de autoría de su abuela. Escuchar a Ile cantar boleros es una experiencia sublime.

El primer tema en salir a la luz, con videoclip incluido, fue “Caníbal”, una canción donde juega con la temática del canibalismo, ya abordada por otros artistas como Soda Stereo en “Entre caníbales” y Los Tres en “Dos en Uno”.

Otra canción significativa es el bolero “Dolor”, también de autoría de su abuela, en el cual Ile hace dúo con el fallecido Cheo Feliciano, en la que fue una de las últimas grabaciones del emblemático salsero.

En el resto de las canciones hay una muestra ecléctica y a la vez armoniosa de canciones: guiños a los sonidos más del sur del continente en “Triángulo”; referencias, intencionales o no, al estilo de Café Tacuba en “Que Mal que Estoy” y al de Jorge Drexler en “Extraña de Querer”; “Out of Place”, un tema en inglés impecablemente interpretado; y un hermoso tema instrumental para cerrar el disco, “Aurora y José”. A pesar de ser un disco claramente cargado a la música “vintage”, no suena para nada anticuado. Es como la obra de un fino restaurador que le devolvió el brillo de antaño a hermosas reliquias, dándole además un toque de modernidad que las hizo resaltar aún más. Tiene la clase y la fineza de la mejor música popular latina de antaño, y también la frescura de una artista joven, talentosa y emergente.

Ileana y su grupo de talentosos músicos, muchos de ellos también parte del equipo de Calle 13, cuajaron el que seguramente será uno de los mejores discos del año en el continente, y que tendría que ser número puesto en las postulaciones a los premios Grammy, tanto latino como anglo. Hace poco presentaron el disco en un show en el emblemático Salón Tropicoro del Hotel San Juan, en la capital boricua, el cual se transmitió vía Facebook. Tuve la oportunidad de verlo, y doy fe que Ile y su banda sonaron casi igual que en el disco, que es algo que solo pueden lograr los grandes.

Dios mediante, Ile tiene un gran futuro como cantante. El cielo es el límite para ella. Ojalá pase pronto por estas tierras. Creo que sería una gran idea que fuera invitada al próximo Festival de Viña, aunque sea como jurado. Creo que está en perfectas condiciones de domar al monstruo que ya conoce, aunque ahora sin sus hermanos. Podría brindar un show de esos memorables. Lo doy firmado.