Festival de Viña: Una tensa y difícil noche

2009-02-27_festival

Hermosa fue la obertura de la cuarta noche de Festival. Para quienes gustan del folklore, lo de anoche fue una excelente muestra de lo diversa que es nuestra cultura, presentado en las distintas danzas y melodías que recorren nuestro largo país. Y quienes no disfrutan de él, no podrán decir que fue un mal número, pues hubo mucha coordinación y buenos músicos sobre el escenario. De lo mejor que se ha visto en Viña. Lástima que al Bafochi, esta vez, no le dieron antorcha.

Finalizada esta presentación, aparecieron los animadores: Soledad Onetto y Felipe Camiroaga, ambos con trajes oscuros. “Guatearon” con el beso: Soledad bromeó con la mejor parte del cuerpo que podría besar en Felipe, y eligió el cuestionado pulgar, que estaba con una cara sonriente dibujada. Poco preparado.

El grupo británico “Simply Red” decidió despedirse de los escenarios en esta quincuagésima versión del certamen (supuestamente). Son muchos los éxitos de esta banda, y fue con ellos que lograron cautivar al público. En realidad el “monstruo” siempre estuvo prendido con ellos, y aún más lo estuvo al cantar temas como “Stars” y “Something got me started”. No conocía mucho de ellos, pero al escuchar las canciones, me di cuenta que varias conocía. Además, el vocalista estuvo impecable, al igual que los músicos. Me gustó mucho todo. Obviamente se ganaron el triple pack de los premios, y muy bien ganado. Al momento de despedirlos definitivamente del escenario, el público pifió y pifió, a más no poder. Los animadores estuvieron complicados, pero utilizaron la salida más fácil: ir a comerciales.

Al regresar, presentaron al jurado folclórico entre pifias y gritos. Onetto pidió comprensión y respeto, hecho que se ha demostrado a través de los años que no es una buena técnica. A pesar de esto, comenzó la competencia con Colombia y el tema “Me duele el alma”. Sólo hubo otra participación después de ésta: Argentina con “Bailando con tu alma, Alelí”. Las pifias estuvieron presentes durante todo este segmento.

Continuando con la incómoda situación para los animadores, siguió algo más desastroso. El jurado internacional Paolo Meneguzzi ya estaba sobre el escenario listo para cantar, pero su guitarra no sonaba. Los animadores hablaban rellenando mientras se intentaba solucionar el problema. Cuando se solucionó el problema, Meneguzzi no encontró nada mejor que preguntar: “¡¿Cantamos?!”, recibiendo una clara, contundente y no sorprendente respuesta: “¡No!”. No tomó en cuenta la respuesta y cantó igual. Hizo un mix de sus éxitos conocidos en Chile, mientras en pantalla aparecía a ratos la cara de online slots Raquelita “Kel” Calderón, a quien casino spiele se le relaciona con Paolo por estos días. Terminó cantando el tema “Aria, ario”, con el que ganó el Festival en 1996. Las pifias continuaron. Varios deben haberse sumado Join or Renew | Media Room | Find A Chapter | Advertise |   DONATE   Welcome Guest Last Login Unknown Membership Expires Not Applicable2014 Legislative PrioritiesStudent-to- best undergraduate business schools Nurse Ratio Improvement ActNASN Advocacy Education AwardNASN Lillian Wald Award; recognizing a legislator or public policy makerNASN Positions and ResolutionsNASN Position Statements; NASN Issue Briefs; NASN Resolutions and Consensus Statements; and Joint and Endorsed StatementsThe Case for best undergraduate business schools Nursing document best undergraduate business schools Nurse Leadership: Advocating for Change An online CNE educational moduleA statement casino in response to the California Supreme Court opinion on the administration of insulin to students. a éstas por lo pésimo que cantó. No me acordaba que cantara tan mal. Para peor, Soledad Onetto le pregunta si puede cantar una canción más, y el “monstruo” nuevamente grita “¡No!”. Me extraña que siendo tan matea no haya sabido que en circunstancias como éstas no se deben hacer preguntas. Ley que todo animador debería saber. El italiano interpretó “Tú eres música”, su último single, y se fue.

Comenzó la competencia internacional con la presentación del jurado. Catherine Fulop, recién coronada como reina del Festival, casi se cae de espaldas al saludar al público mientras se ponía su corona, siendo salvada de este chascarro por Fernando Ubiergo y Bastián Bodenhöfer. Italia fue el primer país participante con “La Guerra de los treinta años”. Seguimos con “Costa Rica” y ”Dilo de una online slots vez”, España con “Este amor es tuyo” y “Argentina” con “Soy tu ángel”. Al término de la competencia, las pifias se habían acabado. El “monstruo” estaba tranquilo.

El trío humorístico Manpoval tuvo una presentación discreta. Comenzaron abajo y en un momento la Quinta Vergara los siguió en sus chistes. Pero creo que el exceso de doble sentido les comenzó a jugar en contra. Vasco Moulián, a quien vimos en pantalla, debe haber estado con ataque en palco. Sacaron buenas carcajadas en los presentes, pero ya para el final su rutina se tornó aburrida y las pifias empezaron a revivir. Así que se despidieron en el momento preciso. Soldado que arranca sirve para otra guerra. No ganaron premios.

Las canciones clasificadas para la final de la competencia folclórica fueron: “Bailando con tu sombra, Alelí” (Argentina), “Me duele el alma” (Colombia) y “Cuecas al Sol” (Chile). En la competencia internacional tenemos a: “Ayer te vi” (Argentina), “Dilo de una vez” (Costa Rica) y “Mi alma entre tus manos” (Perú). Mal con estas últimas. Faltó el tema español “Cuando quieras volver”. En fin, ojala gane la canción costarricense.

Para cerrar la noche tuvimos al dúo reggaetonero RKM y Ken-Y. Como buenos representantes de su estilo, el show contó con bailarinas moviéndose desenfrenadamente, saludos a Jesucristo, fuego, papel picado y, por supuesto, conocidos temas de reggaetón, como “Ton ton ton” y “Me matas”, entre muchos otros. Tienen canciones bien romanticonas y otras para elevar la temperatura. Subieron al escenario a una joven, que ha de ser la más envidiada de la noche, a la que Ken-Y le cantó una canción. Otro momento especial fue ver a este mismo integrante del dúo tocar el piano cubierto por pétalos de rosas. Fue un show buenísimo. La gente continuó bailando luego de que consiguieran las antorchas y la gaviota y las transmisiones televisivas terminaran. Gran espectáculo.

Esta noche fue demasiado buena en términos televisivos como festivaleros. El “monstruo” despertó y fue el gran director de la noche. Se agradece, porque ya estábamos aburridos de que se entregaran tantos reconocimientos y no pasara nada muy emocionante. Los animadores estuvieron en aprietos, se enredaron al hablar, preguntaron cuando no debían, en fin. No pasaron bien la prueba. En todo caso, tienen dos noches para recuperarse.