Felipe Vidal reveló que uno de sus hijos casi muere ahogado

En el último capítulo de “La Divina Comida” estuvieron como invitados los actores Carmen Gloria Bresky y Juan Pablo Sáez, y los periodistas Karina Álvarez y Felipe Vidal, quien dio a conocer cómo encontró a uno de sus hijos en una piscina ahogándose.

“Crescente, cuando tenía dos años, se cayó a la piscina de mi suegro. Y lo saqué flotando, inconsciente”, comenzó relatando a sus invitados. “Yo soy un tipo súper aprehensivo, muy aprehensivo. Y yo sabía que la Elisa (su hija) estaba con la Trini (su esposa). Empecé ‘Crescente, Crescente, Crescente’. No estaba. Empecé pieza por pieza, por pieza, por pieza, y la que era la pieza de la Trini, salgo, voy directo a la piscina y estaba flotando”, prosiguió.

“Y, efectivamente, como que se te congeló la vida. Como que la vida paró, porque en ese minuto tu segundo hijo estaba muerto, porque eso es la verdad, suena súper duro, pero es la verdad. Y la Trini grita. La Trini es cero gritona, cero llorona. El gritón y el llorón soy yo. Y despertó mi suegro. Y mi suegro le hizo el masaje. Botó agua y se puso a llorar”, reveló.

“Lo llevamos a la clínica. Iba con mal pronóstico porque, a pesar que iba consciente y llorando, lo metimos a la sala de urgencia y nos dijeron ‘su hijo viene con mal pronóstico, sus pupilas vienen complicadas’. Y yo me desplomé, porque como que las piernas… Me levantaron, salí, me puse a la entrada de urgencias y como que ahí, nada”, continuó.

Añadió que “Todo pasó muy rápido. Y acá, quien no crea en los milagros, respeto todo, pero acá es un milagro claramente. Mi suegra le metió una estampita de San Pío debajo de la almohada, mi mamá rezó, hasta el día de hoy cumple una manda en San Expedito. Y bueno, mi papá había muerto hace poco. Padre Hurtado y mi papá. Le di con todo a los dos.

“Y me acuerdo que estaba en la pieza Crescente, está la Trini, está el pediatra, que lo llamamos, y de repente empieza a hablar y se apoya como en la baranda de la cama, y la baranda se cae, y Crescente salta. Cristián Silva me dice ‘weón, tu hijo no tiene nada’”, sumó.

Finalmente, señaló que todo fue un milagro pues su hijo no quedó con ningún problema de salud: “Efectivamente, porque reaccionó. Y efectivamente Crescente, de partida, primero, muerto, vivió; daño neurológico, no tuvo daño neurológico. Después venías por la pulmonía. Una gota en los pulmones. Dos días después estaba en la casa”.