Eurovisión 2016: El pop en su cuna

Como es tradición desde hace más de sesenta años, en mayo, el continente europeo se une. Más de doscientos millones de personas centran su mirada en la mayor competencia musical del mundo: el Festival de la Canción de Eurovisión (Eurovision Song Contest, oficialmente). Este año el evento se celebrará entre el 10 y el 14 de mayo en Estocolmo, Suecia, donde cuarenta y dos países lucharán por el trofeo y el derecho a ser la sede en el 2017.

El año pasado, el sueco Måns Zelmerlöw conquistó a toda Europa con su tema “Heroes” y logró la sexta victoria para su país, superando a Rusia e Italia. Pese a ganar la votación del público con “Grande Amore”, el grupo italiano Il Volo alcanzó el tercer lugar en una estrecha votación.

La victoria de Måns permitió que el concurso sea organizado por Estocolmo, la capital sueca, por tercera vez en su historia. Y así es como el festival más importante vuelve a uno de los lugares más emblemáticos de la música pop. Es aquí donde nació ABBA, uno de los más destacados grupos de la historia y que, tras ganar Eurovisión en 1974, permitió que Estocolmo celebrara Eurovisión por primera vez. Es aquí también donde varios productores musicales preparan algunos de los hits musicales que invaden las radios de todo el mundo. No es coincidencia que muchos artistas que participan en esta edición (y en varios anteriores) cuenten con productores, compositores o bailarines de nacionalidad sueca.

Es también oportunidad para que la televisión ponga a disposición de la música la tecnología de punta en cuanto a transmisión de eventos en vivo. Los efectos visuales de la presentación de Måns Zelmerlöw que encantaron a Europa ahora se multiplican y mejoran, mientras los juegos de cámaras, los shows de luces y la pirotecnia alcanzan su clímax. Es también oportunidad para que los cantantes hombres puedan lucirse: luego de años de dominio femenino, por primera vez en más de una década hay más hombres que mujeres participando.

Como cada año, los países participantes seleccionan a sus mejores artistas para representarlos. Durante esta semana, las cuarenta y dos delegaciones ensayan sus apuestas, todas buscando la perfección para, en tres minutos, poder ganar el amor de los televidentes y el jurado. El martes 10 y el jueves 12, además, se realizarán las semifinales que determinarán diez clasificados en cada una a la Gran Final del sábado 14, donde se unirán a la local Suecia y el Big Five (Alemania, España, Francia, Italia y el Reino Unido) que clasifican automáticamente.

Como todos los años, las apuestas y los eurofans han determinado a algunas canciones favoritas.

Ucrania: Jamala nos presenta un tema moderno mezclado con sonidos tradicionales donde nos cuenta lo triste que es ser expulsado de tu propia tierra. El tema 1944, que relata la expulsión de los tártaros de Crimea durante el gobierno de Stalin (etnia a la que pertenece la familia de Jamala), no ha estado exenta de polémica. Muchos interpretan la canción no sólo como un recuerdo de los eventos durante la Segunda Guerra Mundial, sino también del conflicto actual entre Ucrania y Rusia por la península de Crimea, ocupada militarmente por esta última desde 2014. La canción, sin embargo, ha tenido un gran recibimiento en los ensayos y ha sido la última en obtener la etiqueta de favorita para el triunfo.

Francia: Desde hace varios años que Francia no se alzaba con el cartel de favorito. El guapo Amir, de origen israelí, nos trae J’ai cherché, un tema radial y con un mensaje muy positivo, mezclando el francés con un pegadizo coro en inglés. Pese a que los ensayos no han comenzado del todo bien para él, su gran carisma y sencillez en el escenario puede darle una nueva victoria a Francia después de casi 30 años.

Rusia: Luego de varios años rozando la victoria, Rusia ha decidido jugárselas con todo para alcanzarla este año. Sergey Lazarev es el artista más famoso de esta edición y, por supuesto, completa nuestra lista de favoritos. Desde que se anunció su nombre, las apuestas lo han tenido en el tope de las predicciones del futuro ganador. Su tema You’re the only one es una canción muy movida y trae una presentación llena de tecnología y perfecta coreografía, elevando lo que hizo Måns el año anterior y que espera encantar, tal como lo hizo el ruso Dima Bilan cuando ganó Eurovisión en 2008.

Las anteriores son las tres favoritas más fuertes, pero en Eurovisión nunca se sabe y tampoco descartamos la victoria de Australia o Italia, y una sorpresa de Bulgaria o Armenia.

Este año, además, Eurovisión cuenta con grandes sorpresas. Suecia ha querido demostrar que es la sede del pop y no hay mejor forma que con un artista de calibre mundial. Para la Gran Final del sábado 14 de mayo, Justin Timberlake hará el estreno mundial de su nuevo sencillo Can’t Stop the Feeling en directo desde el Globen de Estocolmo. El tema, obviamente, fue producido por suecos, como queriendo decir que aquí y en el resto del mundo, Suecia es quien domina el mundo del pop.

Las semifinales son el martes 10 y el jueves 12 de mayo, mientras la Gran Final es el sábado 14 de mayo. Todos los shows de Eurovisión podrás verlos en vivo a través de www.eurovision.tv o del canal oficial de Eurovisión en YouTube a partir de las 16:00 (hora chilena). Además, la Gran Final también es tradicionalmente transmitida por TVE Internacional (consulta con tu operadora de TV Cable).

Además, para aquellos que deseen ver la Gran Final acompañados, están invitados a verla en vivo junto al grupo de Eurovision Song Contest Chile. La fiesta será en Cautibar, en la comuna de Ñuñoa, y, al igual que el año pasado, habrá comida, tragos, promociones y un after party. La entrada es liberada y sólo se paga el consumo.