Este lunes en “Informe Especial”: ¿Qué fue de los hijos de las desaparecidas embarazadas?

¿Es posible que en Chile haya niños robados durante la dictadura? De todas las mujeres detenidas desaparecidas en nuestro país, se sabe que diez de ellas estaban embarazadas. ¿Qué pasó con esos bebes? Ese es la interrogante que se planteó el programa de TVN para el reportaje realizado por la periodista Consuelo Saavedra.

Se sospecha que habrían muerto y estarían desaparecidos junto a sus madres. Pero también existen dudas razonables donde el avanzado estado de embarazo pone un manto de incertidumbre con lo que puede haber ocurrido.

El caso de los hermanos Larrabeiti, hijos de detenidos desaparecidos en Argentina abandonados en 1976 en una plaza de Valparaíso demuestra que la apropiación de niños también podría haber ocurrido en nuestro país. “Informe Especial” investigó en Argentina la situación de los niños apropiados y entrevistó en exclusiva a Ignacio Montoya, el recientemente encontrado nieto de Estela de Carlotto, dirigente de las abuelas de la Plaza de Mayo, quien invita a reflexionar sobre la importancia de la recuperación de identidad y los pasos que hay que enfrentar para una adecuada investigación en Chile.

Este reportaje también se aproxima a una realidad poco abordada en nuestro país. Se trata de la violencia sexual contra mujeres como método de tortura. Fue así como el equipo del programa descubrió que hubo embarazos producto de violaciones y, por primera vez en televisión, la hija del torturador y violador de su madre, relata cómo se enteró de la historia y cómo ha sido capaz de sobrellevarla.

En búsqueda de más antecedentes, el programa enfrentó a una ex agente de la DINA involucrada en las torturas y desaparición de uno de los casos emblemáticos de prisioneras embarazadas. Y también da a conocer el caso de una mujer entregada en adopción por un teniente de la DINA, que sospecha ser hija de una detenida desaparecida. Un caso con ribetes insospechados que involucra al Hospital Militar, a una clínica de la DINA y a funcionarios civiles del organismo de inteligencia de la dictadura militar.