El vía crucis de Karol Jesús

Se le viene pesada la pista a Karol Jesús Lucero, más conocido como “Karol Dance”. Las redes sociales hirvieron al trascender un video de un streaming de su programa “Comunidad K” de Radio Carolina en el cual el locutor aparece disfrutando algo sospechosamente parecido a un “fellatio”, donde incluso se asoma en algún momento la cabeza de alguien, presumiblemente mujer. El video correspondería a febrero de este año, y estuvo publicado todo este tiempo hasta que estalló el escándalo, y tuvieron que sacarlo de Youtube. Pero Internet no olvida y quedó respaldado en varios lados.

Ante ello, el ex conductor de “Yingo” pidió disculpas públicas a través de Redes Sociales y se defendió diciendo: “Amigos: a quienes preguntan por el video que circula, lamento decepcionarlos… el final es más fome de lo que esperan; sólo una persona arreglando cables”. Hasta el hacker de Carabineros resulta más creíble que esa explicación. Radio Carolina tuvo que sacar una declaración pública que parece indicar que tampoco le compraron mucho: “Desaprobamos cualquier tipo de conducta que sea ofensiva y dañe la sensibilidad de nuestro público. Estamos a la espera de que el señor Karol Lucero regrese de sus vacaciones para hablar con él, recabar todos los antecedentes y que nos dé su versión”. Llamó la atención que Javier Olivares, compañero de radio de Lucero, lo fusila de manera inmisericorde a través de Twitter: “Hay ‘bromas’ que denigran a las mujeres y sobrepasan la ordinariez, la desubicación y el descaro. La ‘felación’ en pleno programa de #RadioCarolina vista por decenas, a uno de sus locutores es una de las cosas más inmorales y grotescas que he visto en el último tiempo.”

Karol Lucero tiene una buena posición en la TV abierta chilena, aunque está muy lejos de ser un rostro de primera línea. Ni siquiera tiene programa propio, sino que es panelista del matinal “Mucho Gusto” de Mega. En Radio Carolina conduce el citado “Comunidad K”, donde al menos es uno de los líderes en el segmento de público más juvenil. Además es rostro publicitario, promueve causas sociales como la campaña contra la violencia en el pololeo, cultiva una imagen de ídolo juvenil muy al estilo de los galanes de la “Nueva Ola”, y es columnista semanal del diario gratuito “Hoy x Hoy”, lo que indica que ostenta cierto grado de liderazgo de opinión en su grupo etáreo.

A pesar de tener más de 30 años, Lucero sigue profitando con una imagen de adolescente que ya no le viene. Es parte de la denominada “patrulla juvenil” del “Mucho Gusto” junto con María José Quintanilla, Daniela Castro y Joaquín Méndez, que tampoco son adolescentes precisamente. Si ellos son las “promesas”, quiere decir que la TV abierta chilena tiene menos recambio que la “Roja”.

Por todo lo anterior, lo que hizo fue sumamente irresponsable y lo revela como alguien de mentalidad adolescente e inmadura que no le ha tomado el peso a lo que representa y a la tribuna que tiene. No juzgo la conducta ni los gustos sexuales de nadie, pero si quieres un “mamón”, que te lo hagan en tu hogar o en un motel, pero nunca en la pega, y menos mientras te transmiten vía streaming y en horario para todo público

Hemos tenido episodios similares que pueden servir de precedente para este caso. La actual panelista del “Muy Buenos Días” Karen Paola Bejarano fue injustamente sacada del “Mucho Gusto” después de la penosa difusión de videos íntimos grabados en un celular que había mandado a borrar. También está el recordado caso del ex Mekano Ronny Munizaga, más conocido como……Ronny Dance (¿será coincidencia el apellido?) y su infame video calentón con la modelo Mariana Marino, con el que creyó que la iba a hacer de oro y acrecentar su fama, pero que terminó siendo el mayor “tiro por la culata” de la historia de la TV chilena: se ganó el repudio unánime por la deslealtad con su ex pareja, y las burlas unánimes por su pobre desempeño en las artes amatorias; su carrera mediática se fue al tacho, los medios lo condenaron al ostracismo y tuvo que emigrar a Estados Unidos. Finalmente, tenemos el recordado “video prohibido” donde Julián Efelbein, Pamela Díaz, Fran García-Huidobro y Jordi Castell insultaron de forma grosera y pendeja a su entonces compañera de “Primer Plano” Carola Julio, lo cual les costó a la “Fiera” el exilio de Chilevisión por un buen tiempo y a los demás una “plancha” de antología que los obligó a disculparse al aire.

Karol Dance no es Don Francisco ni Felipe Camiroaga. No es un rostro imprescindible de cuya presencia dependa el rating de un canal o de una radioemisora. Por eso llama la atención que los programas de farándula se hayan negado en un comienzo a abordar el caso, y que Mega se haya apresurado en censurar los videos de todas partes aduciendo “copyright”. ¿Cómo se explica tanta protección televisiva, si en su propia Radio le quitaron el piso? No es que tenga que caer irremediablemente en desgracia como su “hermano” Ronny Dance. A Lucero se le tiene que dar la misma posibilidad de redención que tuvo Pamela Díaz, que pagó por sus pecados y ahora la rompe en el mismo Chilevisión como parte de “La Noche es Nuestra”. Sin embargo, esta pendejada adolescente no le puede salir gratis, y le tendría que costar carísima: perder la pega en la Carolina, estar “congelado” de la TV por un tiempo, etc.

A Karol Jesús se le viene su propio “Vía Crucis” después de Semana Santa, e irónicamente se va a tener que “mamar” lo que viene.