“El hackeo a Sony”: El complejo caso que afecta a la industria del cine estadounidense

El hackeo es una situación cada vez más cotidiana en nuestra sociedad; día a día se denuncian robos de información o passwords cuya utilidad es filtrar datos confidenciales. Una de las últimas grandes víctimas del hurto informático ha sido la empresa SONY Pictures.

Todo comenzó hace un par de semanas, cuando un grupo de hackers autodenominado “GOP” o “Guardians of Peace” comenzaron a utilizar cuentas de twitter de las nuevas producciones de SONY Pictures Entertainment, mientras que al mismo tiempo filtraron una serie de mails entre ejecutivos de la productora y productores de películas, siendo la conversación entre la ejecutiva Amy Pascal y Scott Rudin la más polémica: entre sus diálogos se puede ver un cierto resentimiento hacia la actriz Angelina Jolie (“Maléfica”), criticando su trabajo e incluso llamándola “niña mimada”. Otras conversaciones secretas señalaban que la nueva película del actor Bradley Cooper (“The Hangover”) sería una “catástrofe” ya que el guión sería pésimo pero que al menos “los estudios tendrían algo que vender”.

Desde ese entonces cada día ha ido surgiendo nueva información privada de la empresa: se filtraron los sueldos de cada uno de los trabajadores (incluyendo actores), la trama que se planea centrar las nuevas películas de “Star Wars”, el proyecto que se realiza para hacer un reboot de la película “Los Cazafantasmas” junto a Channing Tatum (“Magic Mike”) y Chris Pratt (“Guardianes de la Galaxia”) e incluso el guión completo de lo que será la nueva película de James Bond “Spectre”, la cual aún no comienza a filmarse.

El escándalo continua y actualmente varios medios periodísticos, como “The New York Times”, acusaron a los abogados de SONY de comunicarse con ellos exigiéndoles que dejaran de publicar la información que se vaya filtrando bajo amenaza de demandarlos también por el robo de ésta.

Por lo visto esto es sólo el comienzo y aún quedan mucho más material por revelar.