El dolor de Leonor Varela: “Sin la salud de mi hijo, nada tiene importancia”

El día de hoy, y en la Revista Ya, la actriz reveló que su hijo Matteo, de tan solo 10 meses, tiene leucodistrofia, una enfermedad sin tratamiento conocido. “Mi hijo es un guerrero y por eso hoy quiero hacer pública esta batalla que combatimos puertas adentro hace ya cinco meses”, confesó Leonor, quien rápidamente recibió diversas muestras de cariño y apoyo a través de las redes sociales.

“Muy a menudo, ya no sé bien lo que soy ni quién soy, más allá de ser la mamá de Matteo. Es un niño frágil y eso me impide enfocarme plenamente en otra cosa o proyectarme en la vida como una profesional, tal como lo he hecho toda mi vida hasta ahora”, añadió, decidiendo hacer pública su realidad para sensibilizar conciencias en torno a las enfermedades en los niños.

En la publicación también comenta como le ha cambiado la vida, y como ha debido enfrentar un mundo hasta ahora desconocido. “Ahí empezó el resto de nuestras vidas. Todo cambió. De tenerlo todo pasamos a no tener nada. Porque sin la salud de mi hijo, nada tiene importancia. Sé que muchos padres saben de lo que estoy hablando, y para el resto… solo les pido que hoy mismo den las gracias por tener a sus hijos sanos”.

“Han sido cinco largos meses de buscar información para tratar de entender su condición, de la cual se sabe poco y nada. No hay tratamiento, ni cura conocida hasta ahora. La genética está realmente en pañales hoy en día. La medicina tradicional no tiene nada que ofrecernos. Así que hemos tomado todo esto en nuestras manos. Mi única brújula es mi intuición, una muy buena pediatra general y mi papá, que me acompaña desde el otro mundo”.

“Si ya no me ven tanto en Twitter o metida de cabeza en temas sociales y ambientales, es porque tengo mi propia lucha en casa. No pierdo la fe en mi hijo ni en la vida ni en mí. Veo en él un guerrero y solo él y la vida dirán qué es capaz de lograr. Siento que no es bueno entrar en los detalles de su condición… podría perderlos en los laberintos de las hipótesis y probabilidades de cosas poco certeras. Y ese no es el punto de este texto. El punto es sincerar, para ojalá compartir con otros padres que también han pasado o están pasando por algo similar”.