Documental que muestra a la Comunidad de Pirque desde su interior llega a los cines

“La Comunidad”, de Isabel Miquel, llegará a las salas el 29 de mayo, luego de un exitoso paso por la Muestra Internacional de Documentales de Colombia, el prestigioso mercado Doc Outlook, del Festival Vision Du Reel, en Suiza; y el American Documentary Film Festival en California, Estados Unidos, entre otros.

En el año 2007, la llamada Comunidad de Pirque ocupó los titulares de la prensa tras la muerte e inhumación ilegal de una de sus integrantes: la profesora de danza Joselyn Rivas. Se trataba de un grupo de personas que habían dejado sus comodidades para aislarse en el campo y practicar una intensa vida cristiana. El documental “La Comunidad”, producido por Errante y que cuenta con el apoyo del Fondo Audiovisual y Corfo, muestra la vida de estas personas en un seguimiento que duró cuatro años.

La idea de hacer el documental surgió cuando Isabel Miquel siguió la noticia de esta comunidad, liderada por Paola Olcese, a través de los medios. “Empecé a sentir que había como una especie de sobrerreacción o estigmatización, tanto de los medios como de la opinión pública en general. Y me surgió la necesidad de acercarme a ellos y conocerlos más, con la intuición de que las cosas tienen más matices de lo que percibimos por las portadas de los diarios o por la televisión”, cuenta la realizadora.

Así, ingresó en la comunidad y registró sus vidas durante el tiempo que duró el proceso judicial. “El punto de vista del documental es la observación de la historia íntima de la comunidad de Pirque durante el juicio en su contra. Este juicio dura tres años y ese es el marco de tiempo en el que yo los observo a ellos, cómo son, cómo viven, cuál es su escala de valores, en qué creen, cómo se organizan y cómo son afectados por el juicio que se está llevando en su contra”, explica Miquel. “Hubo momentos difíciles porque en algún punto me restringieron el acceso. Cuando ellos se cambiaron de Pirque a Cartagena hubo momentos en que no quisieron que los siguiera grabando. Fueron seis meses en que no me dejaban que entrara a la comunidad. Mantuve contacto con solo una o dos personas que nunca rompieron el vínculo conmigo. Después pude retomar las grabaciones en la comuna de Cartagena”.

Hubo también otras barreras. “Siempre fue difícil. Fui sorteando obstáculos, desconfianza de ellos hacia mí y de mí hacia ellos. No fue un proceso fácil. En los últimos cuatro meses la cosa fluyo un poco mejor. No fue fácil registrar sus ritmos de vida. De las reuniones con Paola Olcese, que es una de las grandes figuras de esta comunidad, solo me dejaron grabar una. Su entrevista la pude hacer casi al final del registro, aunque pude hablar con ella varias veces fuera de cámara. Fue difícil ganar su confianza, que bajaran su nivel de prejuicio hacia mí. Yo también los tenía hacia ellos. Pero desde el principio mi intención era tener una mirada lo más desprejuiciada posible. Concebí el documental como un ejercicio de desprejuicio”.

Lo que Miquel encontró en el proceso es una imagen muy distinta a la que planteaban los medios. “Fue un ejercicio interesante para mí y para ellos. Creo que para ellos participar en el documental fue una forma de irse abriendo un poco al exterior más de lo que hacían en un principio. Se estableció una especie de puente y ganas de confiar en el otro”, confiesa la realizadora. “Esta comunidad sigue dando que hablar y siempre en la opinión pública está la sombra de dudas sobre ellos. Tampoco quiero decir que son completamente inocentes porque no lo fueron en varios aspectos relacionados con la muerte de Jocelyn Rivas, pero me parece que ver el documental es un aporte para otorgar una mirada que puede sumar a la que ya existe sobre ellos”.

“La Comunidad” es una historia sobre la fe, los prejuicios sociales y los difusos límites entre la normalidad y la locura. “Hay una mirada distinta, hay más profundidad para entender a los personajes, están reflejadas algunas de sus contradicciones. Pero yo diría que básicamente hay una mirada honesta y ganas de conocer a personas distintas”, remata Miquel.

Las ciudades y salas que exhibirán la película son:
Iquique. Teatro Estibadores. El 29 de mayo y 2, 3, 4, 23, 24, 25 de junio.
La Serena. Teatro Centenario. El 29, 30, 31 de mayo y 4, 11 de junio.
Valparaíso. Teatro Condell. El 11, 14, 18 y 19 de junio.
Santiago. Cine Hoyts La Reina. El 30, 31 de mayo y 1 de junio.
Santiago. Cineteca Nacional. El 29, 30 y 31 de mayo. Del 2 al 8 de junio y del 11 al 15 de junio. Del 18 al 22 de junio. Y del 25 al 29 de junio.
Santiago. Cine Pavilion. Desde el 29 de mayo.
Chillán. Cine Club The Oz. El 4, 11, 18 de junio.
Concepción. Balmaceda Arte Joven. El 29 de mayo y los días 2 y 3 de junio.