Consuelo Saavedra vuelve a las pantallas de TVN con segunda temporada de “Por qué en mi Jardín”

Con capítulos dedicados a las hidroeléctricas Alto Maipo y Neltume, Rancagua Express, la autopista Vespucio Oriente, el mall Puerto Barón de Valparaíso, la división Andina 244 de Codelco y los glaciares, la presión inmobiliaria en los barrios y el Metro, comienza hoy, a las 17 horas la nueva temporada del programa de TVN.

“Por qué en mi Jardín” es una serie documental producida por La Ventana Cine y que cuenta con fondos del Consejo Nacional de Televisión y TVN para su realización. El espacio mostrará historias de chilenas y chilenos que vivían tranquilos en sus casas hasta que de la noche a la mañana se enteran que la inminente construcción de un proyecto les va a cambiar la vida para siempre.

Conducido por la periodista Consuelo Saavedra, el programa muestra a esos líderes ocultos, que son los que se la juegan día a día por un país más vivible para todos.

Al igual que en la primera temporada, todas estas historias tienen dos puntos de vista y en cada episodio se registra también el esfuerzo que hacen los ejecutivos y representares de cada uno de esos proyectos para convencer y relacionarse bien con sus futuros vecinos.

El primer capítulo estará centrado en la construcción de las nuevas líneas de Metro. En estos momentos, avanzan bajo las calles de la capital 37 kilómetros de túneles para las nuevas líneas 3 y 6, que permitirán a un millón y medio de pasajeros desplazarse más rápido y en mejores condiciones. Pero también hay que levantar las estaciones y los respiraderos, y para eso se necesita espacio y muchas veces el tren subterráneo debe hacer expropiaciones.

Se conocerá la historia de Vladimir Huichacura, un vecino del barrio Matta, quien decide luchar contra el Metro para que no destruya varias edificaciones patrimoniales de este sector histórico, entre ellas el clásico restaurante San Remo. Mientras en otro lado de la ciudad, Patricia González, una dueña de casa de La Reina, descubre que Metro quiere construir un enorme pique de ventilación en la esquina de su pasaje, amenazando una vida en comunidad forjada por años.