CNTV analizó la imagen de la mujer en programas mundialeros

Luego de varios análisis, además de documentos recibidos expresando el malestar y preocupación por la imagen de la mujer entregada a través de la televisión en los programas relacionados con el Mundial de Brasil -entre ellos el de la Ministra del Servicio Nacional de la Mujer, Claudia Pascual y del Diputado, Ramón Farías- el CNTV mostró una vez más su preocupación por la imagen femenina que está entregando la pantalla.

“En nuestros estudios aparece una fuerte crítica a los programas de farándula y entretención principalmente, donde la mujer tiene una imagen sobre-sexualizada, como objeto de atracción sexual, lo que afecta a la formación de nuestros niños”, señaló el presidente (s) del Consejo Nacional de Televisión, Óscar Reyes.

“Nos preocupa en esta oportunidad que se aproveche un acontecimiento masivo como lo es el Mundial de Fútbol -en el que hay mucha gente expectante para ver televisión- para utilizar la imagen de la mujer”, puntualizó.

Un estudio de pantalla sobre los programas juveniles en televisión, del año 2012, arrojó una alta presencia de contenidos eróticos siendo la mujer su principal exponente ya sea a través de vestimentas, movimientos y gestos. “Aparecen como objetos sexuales, en atmósferas erotizantes y en las que se sobrevaloran dramáticamente determinados aspectos físicos y gestuales de las jóvenes”, señala el estudio.

En la encuesta, del año 2012, a niñas y niños de 9 a 16 años, acerca de la imagen de la mujer en los programas juveniles, también aparece una fuerte crítica a la imagen femenina en pantalla. Un 83% dijo que andan vestidas siempre de manera sexy y un 58% que sólo les preocupa conquistar a los hombres. También, un 64% señaló que las mujeres que aparecen en pantalla no se parecen a ellas físicamente.

“Según las encuestas CNTV, la imagen esperada es todo lo opuesto a la que se asocia con la farándula: más natural, menos erotizada, más leal con su género y más discreta respecto de la vida privada propia y ajena”, recalcó Óscar Reyes.

Se evalúa positivamente por ejemplo, a las mujeres que conducen programas periodísticos de todos los canales, especialmente noticiarios. Se les considera inteligentes y un aporte a la pantalla en la medida que manejan información actual, lo que representa un rol social valioso y reconocido por la sociedad en su conjunto.

El hecho de que representantes de la farándula quieran tomar un rol que suele asociarse a periodistas teniendo acceso a las salas de prensa de los estadios donde se jugaron los partidos del mundial mostrando un comportamiento impropio, de profesionales de la prensa, rompe un pacto comunicacional con un género televisivo como el periodístico donde justamente para las audiencias, son esas profesionales las que representan la imagen emblemática de la mujer en la televisión.

La mujer anhela en televisión una imagen moderna, integral, con opinión, profesional, con diversidad de roles y con derecho también a preocuparse por su apariencia.

La televisión es muy importante en la imagen que nos proporciona respecto de lo que es ser hombre y mujer en la sociedad. Los estándares de belleza, de juventud, la ausencia de mujeres en roles más diversos, impone patrones estéticos y de conducta que aparecen como ideales. Esto puede traer como consecuencia, en particular en las generaciones más jóvenes, una baja autoestima y una visión poco real de lo que es ser mujer, al no poder cumplir con lo presentado en la pantalla.

Si bien se han registrados avances en la imagen de la mujer en los últimos años persisten aún los estereotipos, tanto de apariencia física como de roles y responsabilidades sociales. “Es importante que la televisión refleje la complejidad femenina, con sus múltiples tareas y apariencia física”, puntualizó el presidente (s) del CNTV.