“Campo Minado”: la revelación televisiva del año

Este programa de Vía X se constituyó en una de las mejores noticias que nos trajo la televisión el 2015. Logró superar dos pérdidas sensibles y se constituyó en una alternativa para los que buscamos información con análisis lúcido y lúdico a la vez.

Desde que comenzó a emitirse por las pantallas de “Vía X”, “Campo Minado” llamó la atención como alternativa de entretención e información. La idea no podía ser más simple: un cuarteto de mujeres deslenguadas e inteligentes que analizan la contingencia sin ataduras editoriales ni de formato. Este satánico “Club de Lulú” se transformó en el refugio de los que quedamos viudos tras el violento final de “Hora 20” y “Vigilantes”. El grupo inicial, formado por las periodistas Claudia Aldana y Emilia Pacheco y las comediantes Paloma Salas y Natalia Valdebenito, dieron rienda suelta a su creatividad, ingenio e inteligencia para hablar de la contingencia con una mezcla precisa de sarcasmo y sentido común. Las cuatro se complementaban perfectamente, y las periodistas lograron engancharse rápidamente en el juego divertido de las comediantes. Creo que Emilia Pacheco y Claudia Aldana darían perfectamente el ancho para estar en labores periodísticas más tradicionales en canales grandes. Entre las bromas de la española, y la compulsión por rendir tributo a Sharon Stone de la mujer tras la saga de “Consuelo Aldunate” (tiene al camarógrafo más tiritón que Sergio Jadue en interrogatorio del FBI), nos regalan análisis de actualidad pletóricos de lucidez y sentido común, que no tienen nada que envidiarle a ningún connotado columnista de la plaza. Paloma Salas me recuerda a Felo por ese afán de lanzar frases sarcásticas y políticamente incorrectas con “cara de póker”; y Natalia ponía la dosis de desorden e hiperventilación. Generaron secciones entretenidas como “Araun the guorl”, “Tema País” y “Tenemos que hablar”, pero la que se llevó el pandero fue la sección “Weona!!”, donde hacen pedazos ciertas “tendencias” absurdas del mundo femenino. Posteriormente generaron la versión masculina llamada “Weones!!”.

“Campo Minado” no la ha tenido fácil. Superó dos pérdidas sensibles. Primero, la sorpresiva muerte de la productora Karime Orellana, y posteriormente la también sorpresiva salida de su panelista más notoria y conocida, Natalia Valdebenito, por desaveniencias con sus jefes. Muchos pensamos que, después de la salida de Natalia, todo se iba al demonio. En un comienzo el programa se sostuvo a los tumbos con las tres integrantes sobrevivientes, hasta que trajeron dos reemplazantes: la simpática y choriza comediante Daniela Aguayo, y la psicoanalista Constanza Michelson. Con ellas, el programa logró un nuevo punto de equilibrio, no sé si mejor que con Natalia, pero también bueno. Se perdió la locura y el talento de la futura domadora del Monstruo, pero se ganó en peso argumentativo y profundidad, en especial con la incorporación de Constanza Michelson, autora del excelente libro “50 sombras de Freud”, y que se ha evidenciado como toda una experta en tocar temas profundos y complicados en lenguaje divertido y accesible.

Entre el final de “Vigilantes” y el inicio de ”Perros de la Calle” en Chilevisión no existía nada como esto en TV abierta. Ojalá que Vía X se avispe, se olvide de decisiones absurdas que le costaron la pérdida de programas y rostros emblemáticos en el pasado, y decida no desactivar este “Campo Minado”. Es un programa necesario en estos tiempos de cuestionamientos y transparencia.