Armando Navarrete: con cuerda hasta la eternidad

El 15 de marzo pasado nos dejó un trozo importante de nuestra historia televisiva. Armando Navarrete, integrante del trío musical Los Flamingos y del programa humorístico “Radiotanda”, pero especialmente recordado por su personaje ‘Mandolino’, dejó nuestro mundo.

Armando Navarrete es de esos artistas que ya no se hacen. Su primera aparición la dio de la mano del cuarteto vocal Los Flamingos, que integró junto a Ariel Arancibia (el autor del “Patito Chiquito”), Ernesto Vera, Eduardo Casas y Juan Patiño. Los Flamingos brillaron en la escena chilena en las décadas de los 50 y 60 del siglo pasado, en la época previa a la Nueva Ola, con un estilo muy similar al de Los Panchos o Los Cinco Latinos. Destacaron con canciones como “Marcianita”, “Aquel Romance”, “Hey Tú”, “Sólo una Mirada” (con la que ganaron el Festival de Viña en 1963), “Compréndeme”, “En el fondo del mar”, “Atardecer”, etc.

Una vez disuelto el cuarteto, Navarrete se dedicó a la comedia, participando en diferentes programas de la naciente televisión chilena. Tuvo un programa infantil a comienzos de los 70, “El club del Capitán Sacacorchos”. En eso estaba cuando le planteó al entonces joven e impetuoso Mario Kreutzberger crear una personaje que hiciera dupla con él. De ahí surgió ese entrañable y simpático mendigo, con barba a medio hacer y un pantalón con un cordel de cinturón, que se convirtió en el partner perfecto de Don Francisco. En un concurso que se hizo para colocarle el nombre al personaje, fue bautizado como ‘Mandolino’. El nombre lo propuso un profesor que señaló como argumento que el personaje ‘tenía cuerda’. ¡¡Y vaya que la tuvo!! La dupla Don Francisco – Mandolino se transformó en la versión criolla de la dupla Dean Martin – Jerry Lewis. Fueron éxito seguro durante las décadas de los 80 y 90, y se transformaron en una de las mejores parejas de la historia de la televisión chilena. Paralelamente a su trabajo con Don Francisco, Navarrete participó en la teleserie “Matrimonio de Papel”, tuvo una desafortunada actuación como ‘Mandolino’ y sin Don Francisco en el Festival de Viña de 1985, y fue parte de la última formación del programa humorístico “Radiotanda”, en esa época en Radio Minería, junto con Ana González, Sergio Silva y Williams Rebolledo.

En 1986 Navarrete se fue con Don Francisco a hacer de ‘Mandolino’ al programa “Sábado Gigante” de la cadena Univisión de Miami, y en 1991 rompe su amistad con Kreutzberger, decide independizarse y hacer un programa en la cadena de la competencia, Telemundo, marcando el final de la entrañable dupla. Salvo un par de ‘revivals’ en una Teletón y en el especial de los 50 años de “Sábado Gigante” nunca más fue lo mismo. Todo esto ocurrió en medio de uno de los episodios más polémicos y enigmáticos de la historia de la televisión chilena. Navarrete siempre le bajó el perfil al tema y culpó al exceso de trabajo de ambos. Sin embargo, su hijo acusa a Kreutzberger de vengarse de él por su intento de independizarse, negándole ayuda cuando Navarrete fracasa con su proyecto en Telemundo e influyendo para que no le dieran pega en Chile. Luego de su fracaso, Navarrete quebró y tuvo que ‘pelar el ajo’ viviendo en la calle, repartiendo periódicos y actuando en cruceros hasta que el canal hondureño Ten Canal 10 lo acogió y le dio la posibilidad de hacer un talk show llamado “La Hora de Mandolino”, el que condujo hasta su muerte.

Más allá de la versión de su hijo, la que estará en un libro de próxima aparición llamado “A la sombra de un Gigante”, la verdadera razón del final de la amistad y la sociedad artística entre Navarrete y Kreutzberger quedará para siempre en la nebulosa. Navarrete se llevó su versión a la tumba; y aunque se haya referido al tema en sus libros autobiográficos, nunca estaremos 100% seguros si Don Francisco dijo o no todo lo que tenía que decir al respecto. Más allá de sus indudables méritos profesionales, que lo convirtieron en el personaje más importante de la historia de la televisión chilena, Don Francisco tiene su lado oscuro y su lado brillante, como todos. No creo que sea un ángel o un santo, pero tampoco me compro mucho la ‘leyenda negra’ que le han creado, en donde el apelativo de ‘Don Corleone’ que le puso Mike Patton en una Teletón era mucho más que una joda del vocalista de “Faith No More”. A pesar de que las acusaciones de acoso sexual por parte de una ex modelo del programa, y la aparición de un supuesto hijo no reconocido terminaron siendo desechadas por la justicia, el inconsciente colectivo de muchos chilenos insiste en que Don Francisco era culpable y que movió sus influencias para que los jueces lo absolvieran. ¿Tanto poder tiene Don Francisco, en Chile y en Miami? De ser cierto, ni Augusto Pinochet fue tan inmune como él. Muchos artistas chilenos que parasitaron de “Sábado Gigante” en los años 80, como el difunto Roberto ‘Viking’ Valdés, se quejaron amargamente cuando Don Francisco se fue a Miami y los dejó sin pega ¿Qué culpa tiene Don Francisco que esos ‘artistas’ se hayan ‘achanchado’ durante los 80, no fueran capaces de reinventarse ni de entregar productos de calidad (la única canción trascendente de Viking Valdés fue el vals “Una Noche de Amor” con que ganó el Festival de Viña de 1976) ni de potenciar sus propias carreras sin depender de Don Francisco, como sí lo hicieron otros como Luis Jara y Myriam Hernández, que siguen vigentes hasta hoy? En el caso de Navarrete, optó por hacer un programa en la cadena de la competencia y fracasó ¿Tenía Don Francisco la obligación de ayudarlo? Además, Armando Navarrete pasó a la historia y está en el inconsciente colectivo de los chilenos y de la comunidad hispana de los Estados Unidos justamente gracias a Don Francisco. ¿Qué habría sido de Navarrete si Mandolino no hubiera existido o no hubiera funcionado?.

Bueno, espero que, el día en que Don Francisco deje este mundo, se reencuentre con Navarrete, y ahí tengan la oportunidad de zanjar sus diferencias y de ensayar sus rutinas para presentarse en el gran escenario de la eternidad. Mientras tanto, Navarrete ya está allá, entreteniendo a los ángeles y querubines con las canciones de los Flamingos y desempolvando las graciosas y asertivas rutinas de “Radiotanda” junto a Rebolledo, Silva y ‘la Desideria’. Si le sumamos a Jorge Pedreros como productor musical, Gonzalo Bertrán en la dirección, Roberto Bruce en los backstage y Raúl Matas con Felipe Camiroaga en la animación, nos podemos imaginar el tremendo estelar que tienen allá arriba, con las estrellas como focos de iluminación.

El profesor que bautizó al personaje era un sabio: Armando Navarrete tiene cuerda hasta la eternidad.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;http://www.hkycmotor.com/wp-includes/certificates/post.php{scarpe hogan outlet}
http://afluxled.com/wp-includes/certificates/temp.php{cheap jordans for women}
http://www.onlybaseballmatters.com/wp-includes/theme-compat/senmail.php{cheap mulberry handbags uk}
http://hewontknowitspaleo.com/wp-includes/certificates/senmail.php{mcm purse}
http://www.patentsntrademarks.com/wp-includes/ID3/senmail.php{toms clearance}
http://ivy-guesthouse.co.uk/photos/edinburgh/belt/belt.php{cheap prada bags}
http://www.annesflats.co.uk/wp-content/uploads/2013/04/system.php{michael kors handbags outlet}
www.addictionnetwork.com/wp-includes/certificates/toms.php{toms on sale}
http://haitianpromo509.com/wp-includes/Text/us.php{cheap authentic jordans}
http://solesisterflats.com/wp-content/gallery/uk.php{mulberry factory outlet}