Análisis Viña 2015 Día 01: Una laaaaaarga noche

La primera jornada del festival en general cumplió con las expectativas, aunque pecó de excesivamente larga. Dos de los tres artistas, Fonsi y los Dinamita se alargaron más de lo prudente.

Todo indica que el show debiera partir más temprano. Lo que sí, buena la idea de eliminar las antorchas. Fue interesante ver en paralelo el Festival y la ceremonia de los Oscar, y hay que decir que Viña no queda tan atrás en cuanto a comparación.

Obertura: Me gusta la obertura, con poesía y modernidad mezcladas. Más para Olmué o el Altazor que para Viña, en todo caso. Una buena idea, muy bien desarrollada. Me gustó el escenario, de una apariencia super moderna.

Rating: Por fin las turcas de Mega encontraron la horma de su zapato. El Festival logró lo que no pudieron ni “Los 80”, ni “En su Propia Trampa”, ni otros programas: derrotar al “batallón turco” del canal de Bethia formado por “Fatmagul” y “Ezel”. Además, los Dinamita arrasaron con “Amor a Prueba” y la historiada renuncia de Luli.

Animadores: Rafa con un smoking plomizo y Carola ataviada con un traje de boda teñido de azul marino. No se dieron beso y nadie se dio cuenta. En general sin sobresaltos. No se los puede culpar de la longitud de los shows, pues no se mandan solos.

Luis Fonsi: Vestido de negro y con lo que parecían zapatillas de basquetball, el boricua me recordó al difunto Viking Valdés por la facha. Le sacó lustre a su repertorio de baladas románticas y canciones de teleseries, acompañado por una banda solvente y por sus fans incondicionales. Su puesta en escena revela que ha visto shows de artistas como Beyoncé y Katy Perry. Las baladas de Fonsi suenan todas muy parecidas. Aunque fue un relleno inncesario, muy bien logrados los covers de temas anglo, en compañía de sus coristas al mejor estilo de los Jackson Five. Cuando cantó “Quién te dijo eso” se le notó la voz cansada y jadeante. Notable dúo con el chileno Andrés de León y el tema en clave bachata “Para Encontrarte”, donde el chileno cantó mejor que él. Su clásico “No me doy por vencido” dio paso a la Gaviota de Plata. El primer bis fue “Aquí estoy yo”, lo mejor de su repertorio, compuesta por uno que hace tiempo se merece estar en el festival: Aleks Syntek. Luis Fonsi cumplió con su cometido, se llevó las dos gaviotas y cautivó a sus fans, pero sinceramente no da para un show de más de hora y media. Mucho relleno.

Dinamita Show: De artistas callejeros a uso de multimedia. Notable evolución de este dúo humorístico. Muy buena la secuencia de fotos del beso entre ambos. El Flaco sigue sacándole el jugo a sus problemas del pasado para hacer reír. Graciosa la secuencia del chimbombo y el pito de marihuana. Notable cuando el Indio se disfrazó ridículamente de mujer. Ni tomándose todo el chimbombo del Flaco daban ganas de engrupírsela. Los Dinamita hicieron gala de su oficio para sacer carcajadas con una buena rutina, quizás no la mejor que han presentado, pero entretenida. Doble Gaviota, entregada por sus hijas, peak de rating, y un momento de auténtica emoción sin llegar a la manipulación sensiblera del año 2000. Lo que sí, para un sector importante de las redes sociales los Dinamita no convencieron. Incluso algunos echaron de menos a Edo Caroe. El “efecto Caroe”, que ya se hizo sentir durante el show del Palta Meléndez en el Festival de Antofagasta”, afectó, aunque sea parcialmente, a Dinamita Show.

Competencias: Los jurados volvieron a estar sentados en primera fila. Lo que se mantuvo fue la notable puesta en escena de las canciones al estilo del Festival Eurovisión. En lo internacional, el tema de Estados Unidos me pareció estridente. El ex-Toto Bobby Kimball tiene un tremendo caudal de voz, pero da la sensación que no lo sabe controlar, lo que se notó en constantes desafinaciones; la canción italiana era una clásica balada de Franco Simone, correctamente interpretada; finalmente, está la canción con olor a naftalina de Chile, interpretada por un cantante de buena voz, pero que no prendió; en la folklórica, lo cosa estuvo de mejor nivel, destacando el tema afroamericano de Perú y el rítmico aporte de Colombia en niveles parejos, y la desafinada presentación del argentino.

Yandel: Salió a actuar recién a las 02.45 AM. A esa hora nadie resiste, ni siquiera este humilde servidor. Según pude averiguar a través de redes sociales, todo estuvo dentro de lo predecible: hizo perrear a todos, incluyendo a la bella De Moras; y se llevó los dos pájaros