Álvaro Gómez y su personaje en “Amanda”: “No le veo un buen futuro a Claudio”

El actor conversó con Fotech.cl sobre el futuro de su rol en la teleserie diurna, así como también su encasillamiento en los roles de villano. Siendo sincero, asegura que todo se pondrá color de hormiga par el segundo de los hermanos Santa Cruz, por lo que los fanáticos deben estar atentos a lo que se viene en los próximos episodios.

Eres uno de los personajes más comentado en redes sociales, eres todo un villano…
Sí, se transformó en el malo. Yo siempre he pintado un poco para lo mismo, pero si habían hermanos que eran de armas tomar eran tanto Claudio como Mateo, el hermano psycho que hace Garmendia. Yo feliz, especialmente con el resultado de la teleserie. Más allá del rating y la sintonía, efectivamente la demostración de aprecio y reconocimiento por el trabajo que uno hace, en las redes sociales ha quedado súper de manifiesto y eso se agradece. A mí la gente me dice, efectviamente ‘pucha que eres malo’, pero puta que te creo. Queda un poquito en manifiesto cómo han avanzado las teleseries en ese sentido, porque antes estaba el ‘puta que eres malo’ y el te quiero matar, pero efectivamente ahora no. La gente hace esa conversión y agradece el trabajo. Para un actor nada es más gratificante que sentir la valoración de parte del público.

La gente se había quedado con la imagen de tu personaje en Las Vega’s pero ahora lograste sacarte de encima eso y volvió el actor. A título personal, ¿qué se siente para ti esto? Por ejemplo, a Cristián Campos siempre se le recuerda por su rol de Padre Hurtado.
Eso no es malo tampoco porque eso quiere decir que Cristián Campos marcó tendencia con un personaje en un momento que la gente se vio tan involucrada con ese personaje, porque además es un rol muy querido por el pueblo chileno. Está bien que eso suceda. Sacarse el personaje de encima, para mí, el ideal de mi oficio es que nos vayamos despercudiendo de los personajes a medida que hacemos uno nuevo, sino el trabajo mío y el de todos mis colegas no tiene sentido. Lamentablemente en la televisión tienden a encasillarte un poco por el estereotipo, por cómo tú eres y por cómo creen que tú eres, y efectivamente, claro, me queda bien hacer uno malo pero, ¿me has dejado hacer uno bueno? A mí me encantaría pasar a uno bueno y no quedarme ahí. Si me toca otro, trataré de buscarle algún detalle, de tomarme de alguna zona de ese personaje, de su mapa, para tratar de hacerlo distinto al otro. Efectivamente hacer tele no es como hacer cine, tienes menos preparación, hay menos tiempo y es todo más rápido, por eso a veces cuesta mucho más desmarcar un personaje de otro. Por lo menos este personaje pasa más vestido que en pelota, ja ja ja.

Cuando estrenaron la teleserie, había una cierta duda por la temática, por la hora, pero le dieron una bofetada a todos y se convirtieron en la más vista de las diurnas. Incluso están teniendo más sintonía que la teleserie de las 20 hrs…
Sí, bueno desde el comienzo que hemos tenido más rating que la de las ocho. La de la noche, la nocturna tiene más que nosotros y eso, claro, por cierto que es algo muy positivo, es la raja. Básicamente por la audiencia, por la gente que nos está viendo. Más allá del rating, porque no es un rating comercial, no es lo más tentador para las marcas, pero efectivamente harta gente está mirando la tele a esa hora. Superamos con creces al cable entero, por cierto que es bueno y es un buen indicio de que las cosas se pueden hacer bien, de que podemos volver a enriquecer la pantalla con nuestro trabajo, con nuestro arte, con nuestra idiosincracia, con nuestras raíces. Para mí es muy importante de que las teleseries ahonden esa parte. Me resulta muy atractivo que hagan teleseries de época o antiguamente cuando se iban a regiones, creo que la gente lo premia.

Se supo que se viene el embarazo de tu pareja televisiva, ¿se volverá más malo aún Claudio? ¿Qué pasará?
La verdad que sí, no le veo un buen futuro a Claudio. Es un tipo que es llevado a sus ideas y está empezando a entrar a acalorarse más de la cuenta. Su cabeza le está pasando una mala jugada, obviamente creo que esta noticia va a ser muy difícil que trate de bancársela y lo que se viene para adelante no te lo puedo contar. De hecho la gente me pide que le cuente el final y no hay final porque todavía la estamos grabando, si terminamos de grabar a fines de abril. No tengo idea en qué va a terminar, hay hartas cosas con las que la gente especula pero no tengo idea qué se viene. Mi personaje se viene malo, yo creo que sí, que se reivindique no creo, después de todo lo que ha hecho. Ese hombre no tiene perdón de Dios.

Ahora las teleseries se graban solo con semanas de diferencia y eso ayuda a que se puedan integrar temas de contingencia. ¿Crees que eso le da un plus a las producciones?
Sí, de todas maneras, te da esa libertad de poder moverla un poco, de trabajar los guiones un poco más de acuerdo al contexto que se está dando a nivel social, los acontecimientos tanto políticos, o lo que sea.

¿En qué otra temática te gustaría trabajar el día de mañana?
Me gustan los personajes que impliquen un desafío en lo actoral, principalmente. Que tengan carne para poder agarrarlo y desmenuzarlo.