2015: un juego de rating y controles

¡Un tagadá! Así puedo resumir el escenario de la TV chilena este 2015. Rostros que salieron volando sin rumbo definido, un canal que conoció el piso por primera vez, otro que se paró en el centro de la pista y se transformó en la máxima atracción, mientras que el resto se mantuvo vivo ante la creciente crisis mediática. Pero la máquina ya comenzó a parar y es momento de hacer balances.

Mega debería enmarcar el calendario 2015 porque fue – por lejos – el mejor año en toda su existencia. No sólo lideró en varios segmentos y horarios, sino que también dejó atrás su imagen de “canal relleno” y se convirtió en una real competencia para los que antes dominaban el Olimpo de la pantalla chica. Con el estreno de su próxima teleserie vespertina, un reality para el verano y la consolidación de sus estelares y el matinal, Mega puede esperar tranquilo la llegada del 2016, pero tampoco debe dormirse en los laureles de la gloria porque la audiencia se puede mover sin previo aviso.

En tanto, TVN lo único que quiere es arrancar diciembre del calendario, acabar este pésimo año y aprovechar el buen impulso entregado por teleseries como “José de Egipto” y la recién estrenada “Moisés”, novelas que cayeron como salvavidas divinos ante una crisis que golpeó fuerte en Bellavista 0990. Estelares que no consiguieron buenos resultados en rating, teleseries que no conquistaron a la audiencia como antaño y un matinal que ya no funciona como antes fueron determinantes para los cientos de despidos y las millonarias pérdidas que se dieron a conocer este 2015, aunque el problema se venía arrastrando desde varios meses antes. A pesar de los malos tiempos, a TVN le comienza a salir el sol nuevamente y – tal como lo dijo Sanz – después de la tormenta, viene la calma. Tras un colado de rostros y la incorporación de nuevos reclutas a sus filas – como Sánchez, Contador, las producciones brasileñas y el gran Kramer – todo parece ser que el canal comienza a recuperar rating y le dirá adiós a la gripe que tanto le afectó.

Canal 13, CHV y La Red no tuvieron grandes problemas ni cambios que digamos, aunque no se excluyeron de la ola de despidos para “acomodar gastos”. Pero el 2016 no le dará tregua a nadie y hay varios retos que deben superar: una nueva versión del Festival de Viña y el de Tierra Amarilla, viejas caras en nuevos canales como Jean Philippe Cretton y su estreno en las pantallas del 13 junto a Diana Bolocco en “La Movida del Festival” – luego de que su late se reprogramara -, nuevos programas en el horario prime y producciones dramáticas que deberán competir contra el imperio Rencoret.

2015, odiado por unos y amado por otros. Habrá que esperar para saber si en el 2016 sonreirán los mismos o habrá pena y sobres azules en nuevos pasillos. Lo bueno es que esto no lo decide una persona, sino millones de televidentes, por lo que le digo a cada canal – aprovechando la moda de Star Wars – ¡que la fuerza te acompañe!