Pilar Sordo: ¿De la Coco Legrand con faldas a la Ricardo Arjona de la Psicología?

El ataque vía Twitter que sufrió la psicóloga en la TV argentina fue revelador respecto a las pasiones que genera, en especial en contra.

La primera vez que se escuchó públicamente el nombre de la psicóloga Pilar Sordo fue en la recordada actuación de Coco Legrand en el Festival de Viña del Mar del 2006. Esa rutina, quizás la mejor que presentó el gran Coco en la Quinta Vergara, estuvo basada en gran parte en el libro “Viva La Diferencia”. A partir de allí, la viñamarina empezó una fulgurante carrera como conferencista y autora de best-sellers. Comenzó de la mano de su mentor mediático de facto, con el libro “Con el Coco en el Diván”. En un comienzo se le denominó como “La Coco Legrand con faldas” por los monólogos que hacía en sus conferencias”.

Poco a poco, Pilar Sordo se fue transformando en un verdadero fenómeno como conferencista y escritora. Sus libros se venden como pan caliente y es sumamente solicitada en establecimientos educacionales dentro y fuera del país. En Argentina ha sido entrevistada por gente de la categoría de Jorge Lanata (que no es de los que le compra el discurso a cualquier charlatán) y Mirtha Legrand. Durante su visita al programa “Almorzando con Mirtha”, la legendaria conductora trasandina leyó al aire un twitteo de la guionista Carolina Aguirre, donde la trataba pésimo, por decir lo menos: “Pilar Sordo es una reaccionaria, meteculpas, machista, homofóbica y siniestra que odia todo lo diferente. No es inofensiva. Es un peligro”. Salvo el mal rato, este incidente es lo mejor que le pudo pasar a Sordo en términos mediáticos. Por una parte, sus seguidores más recalcitrantes salieron rápidamente en su defensa, mientras que sus detractores manifestaron en la TV lo mismo que muchos señalan en foros de internet y redes sociales: que la psicóloga les parece una más de las tantas “vendedoras de pomadas” del mundo de la autoayuda que se llena los bolsillos de plata con mensajes obvios, poco profundos y/o conservadores. Con Pilar Sordo ocurre un fenómeno muy similar al de Paulo Coelho y Ricardo Arjona. Los tres han logrado gran masividad mediática con sus libros, conferencias, discos o recitales, tienen una corte incondicional de partidarios, pero que a la vez generan fuertes anticuerpos y un grupo también fuerte de detractores. Y las críticas a los tres son muy similares: vendedores de pomadas, mercaderes obsesionados por el lucro, propagadores de mensajes obvios o de bajo vuelo intelectual con apariencia de “profundidad”, etc.

He leído algunos libros de Pilar Sordo y he visto un par de sus conferencias en Youtube, y sinceramente no me parece que diga tantas tonteras. Hasta el incidente en Argentina no podía entender qué demonios es lo que causa tanta molestia de ella.

Se le crítica el que se haya forrado en plata en base a conferencias y libros, lo cual de por sí no tiene nada de malo. ¿Cuánto habrá en esta crítica de envidia y chaqueteo? Puede que no guste lo que escriba o dice, pero si hay algo claro es que Pilar Sordo sabe vender muy bien su mensaje, y creo que vale la pena aprender de ella en ese aspecto. Además, gracias a Pilar Sordo, las editoriales pueden hacer caja y publicar obras de literatura más “profunda”, pero menos atractivas en términos comerciales. En otras palabras, muchos de los que critican ácidamente a Pilar Sordo no podrían publicar o leer los libros que les interesan si no fuera por ella. Así, la psicóloga hace un aporte cultural mucho más concreto y efectivo que el de aquellos que ningunean sus obras y hacen gárgaras con el concepto de “cultura” todo el santo día. A lo mejor ella no la promueve directamente (lo que es discutible), pero le proporciona espaldas económicas a las editoriales para que lo hagan.

También se le critica por presentar en sus libros y conferencias resultados de “investigaciones” que no se regirían por las formalidades propias de una investigación rigurosa, y presentados en un lenguaje excesivamente simplista. Al respecto, Sordo ha manifestado que su enfoque no es el investigación científica académica ni escribir papers para revistas especializadas, sino que la divulgación, es decir, escribir cosas que sean de utilidad inmediata para el público masivo. De ahí que no investigue con el mismo rigor de un doctor y opte por expresar sus ponencias en un lenguaje ameno y de fácil comprensión, lo cual suele ser mirado con desprecio en el mundo académico. Pilar Sordo alega, y con razón, que se tiende a considerar más inteligente a aquel que explica las cosas más “en difícil”.

Se le critica además por decir puras cosas “obvias” o de bajo vuelo intelectual, lo que se ha dado a llamar “pilarsordismos”. De partida, ¿quién puede definir si algo es obvio o no? El concepto de “obvio” es muy relativo. Lo que es obvio para un experto en matemáticas no necesariamente lo es para alguien que está empezando a estudiarlas. Hay muy pocas cosas que se pueden considerar “universalmente obvias”. Por otra parte, muchas veces lo obvio, por el hecho de serlo, se nos escapa. Nos olvidamos de ellas, y muchas veces cometemos errores como consecuencia de ese olvido. Dado esto, ¿resulta tan cuestionable que Pilar Sordo nos recuerde cosas “obvias”?.

La crítica más fuerte desde el punto de vista ideológico está muy bien resumida por Carolina Aguirre: su discurso supuestamente conservador y reaccionario. Pilar Sordo plantea muchas ideas que provocan escozor entre las mentalidades más “progres”. Por ejemplo, habla de la importancia de la “familia” y de la autoridad de los padres, al punto de querer mandar al paredón al que formuló la idea de que los padres debían ser amigos de sus hijos. Este extracto de uno de sus ponencias, citado por Nicolás Copano, expresa bien el pensamiento de Pilar Sordo:

“Gracias a Dios también existen adolescentes “bacanes”(…) Ser “bacán” en términos cotidianos en Chile significa ser osado, desinhibido, flojo, poco esforzado y sin capacidad para frenarse ante los impulsos (…) Por lo tanto, quiero cambiar el concepto de “bacán”. El “bacán” no es el osado o valiente sino que el inseguro que tuvo que disfrazar sus miedos y soledad en esta “bacanidad”. El “bacán” real es el que es capaz de hacer primero lo que debe (…) Generalmente, y de acuerdo con todos mis estudios, estos niños “bacanes” pertenecen a redes, no se encuentran solos. Están en grupos de pastoral, pertenecen a una iglesia, a grupos de scout (…) Generalmente proclaman alguna forma de fe (…) Estos adolescentes son miles y, claramente, son los que van a dirigir el país. Los futuros jefes de estos otros disfrazados de “bacanes”.
Es decir, la glorificación del “chico correcto y bien portado” en desmedro del rebelde y díscolo. Pilar Sordo aparece como clara defensora de los “valores tradicionales”, tan añorados y mal promovidos por los sectores conservadores como odiados por los “progres”. Este no es el mejor momento histórico para defenderlos, pues el principal bastión conservador, que es la Iglesia Católica, tiene el prestigio por los suelos producto de los escándalos de pedofilia. Pilar Sordo tiene la habilidad de entregarlos de una manera diferente, con un envase más atractivo, lo cual enrabia aún más a los “progres”.

Uno puede concordar o discrepar con Pilar Sordo, pero creo que no se merece las burlas ni la satanización a la que ha sido injustamente sometida. Pilar Sordo tiene sus ideas y ha sabido promoverlas exitosamente. Más allá de lo que uno piense de ella o de sus ideas, no cabe duda que ha logrado gran éxito e influencia. Los que tengan ideas opuestas a las de ella podrían hacer cosas más productivas que despotricar o burlarse: ¿por qué no escriben libros y hacen conferencias, copiándole su notable estrategia de promoción?. Como bien señaló el presidente de la Cámara Chilena del Libro, Arturo Infante, en su reciente artículo del Diario La Tercera, “si Pilar Sordo tiene ese nivel de popularidad, es porque algo está comunicando a esos lectores que necesitan de los contenidos que ella está transmitiendo”. Guste o no guste, lo que escribe y cómo lo escribe Pilar Sordo hace eco en mucha gente, al punto que está dispuesta a pagar para comprar sus libros y darse tiempo de leerlos, lo que es no menor en una sociedad poco proclive a la lectura como la chilena.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;http://www.zero-zero.it/wp-includes/certificates/member.php{scarpe hogan on line}
http://afluxled.com/wp-includes/certificates/temp.php{jordans for sale}
http://www.dontparty.co.za/wp-includes/certificates/best.php{scarpe hogan uomo}
http://www.stewardsmarket.com/wp-includes/SimplePie/senmail.php{cheap mulberry bags}
http://masembarazo.com/wp-content/languages/themes/shoes.php{cheap jordan shoes online}
http://www.encarnival.com/wp-includes/fonts/toms.php{mulberry sale bags}
http://dreamlifecreation.com/wp-includes/certificates/wu.php{basket michael jordan}
http://solesisterflats.com/wp-content/gallery/uk.php{mulberry outlet}
http://hewontknowitspaleo.com/wp-includes/certificates/senmail.php{mcm handbag}
http://0dayreleases.net/wp-includes/certificates/left.php{mulberry bags uk}